imagen porcentaje

Matricúlate con descuentos exclusivos

Programas Exclusivos UAH

imagen promoción

Matricúlate con descuentos exclusivos

Entrevista: Bernardo González de Blow Studio

entrevista-bernardo-gonzalez-blow-studio

Hablamos con Bernardo González, exalumno de CICE y cofundador de Blow Studio, la empresa de VFX responsable del corto de animación 3DAlleycats“, colaboradora de Dvein y MakMac, entre otras.

Bienvenido de nuevo a CICE, Bernardo. Fuiste alumno de CICE en el ya lejano 2004. ¿En qué momento tomaste la decisión de venir a Madrid y estudiar animación 3D?

Encantado, gracias por esta entrevista. Estudié Comunicación Audiovisual en Málaga y en el transcurso de la carrera, una de las disciplinas por las que mostré más interés fue la postproducción. Y como en la facultad se tocaba esto muy por encima, decidí hacer un curso específico al terminar. Realmente, lo que me interesaba era la composición, la animación 3D era algo totalmente desconocido para mí, pero me decanté por hacer un máster en el que se estudiaban ambos campos.

¿Cuál fue tu experiencia como alumno de CICE? ¿Qué te aportó?

Fue una experiencia muy positiva. En primer lugar, coincidí con un grupo de gente bastante motivada, algo que me parece fundamental cuando estudias un curso de este tipo. Hacer piña a la hora de estudiar y que pasen las horas frente a la pantalla con gente que tiene tus mismas inquietudes es de agradecer, porque ayuda a compartir conocimientos y a pasarlo bien durante el proceso.

Cursar el Máster de Animación de CICE me aportó una visión general de un mundo nuevo para mí. Me “enganché” al 3D desde el primer momento. La composición dejó de ser algo prioritario cuando descubrí las posibilidades que tenía la animación 3D. La verdad es que al ser un campo nuevo a estudiar, la curva de aprendizaje fue muy pronunciada y se me pasó el tiempo muy rápido. Tanto es así que al terminar el máster decidí prorrogar mi estancia en Madrid para hacer el curso de “Dirección de cortos para infografistas” de CICE, algo que me ayudó a afianzar los conocimientos de la carrera.

A todo el mundo que tiene el gusanillo por empezar a estudiar animación 3D le respondo lo mismo: “Invierte unos meses en estudiar. Si te engancha lo sabrás en un plazo corto, si no pues cierras una puerta en tu vida, pero con conocimiento del medio“.

Tras finalizar tus estudios en CICE, el salto a la animación no fue inmediato. ¿En qué consistieron tus primeros proyectos?

Cuando terminé mis estudios en CICE en el 2005 era la época del boom inmobiliario y había mucho trabajo de visualización arquitectónica. Yo quería volver una temporada a Huelva, ciudad en la que vivían mis padres y donde pasé parte de mi infancia y adolescencia. Allí tuve la suerte de entrar como Junior en Prisma Virtual, una empresa donde me ayudaron a poner en práctica los conocimientos que había adquirido y a tener mi primera experiencia en el mundo laboral. La verdad que les estoy muy agradecido por haber apostado por mí.

Continué en el campo de la visualización arquitectónica durante 3 años más y fue cuando explotó la burbuja inmobiliaria. En mi caso, le estoy muy agradecido a la crisis porque me ayudó a dar un giro en mi vida profesional, algo que me venía “pidiendo el cuerpo” desde hacía un tiempo. Decidí apostar por la animación 3D y los motion graphics.

Ya en 2009 te mudaste a Barcelona para trabajar en empresas como Physalia o Dvein. ¿En qué proyectos estuviste involucrado y qué aprendiste de aquellos años?

Comencé a trabajar en Physalia en 2009. Recuerdo que fueron primero unos planos para un cortometraje e inmediatamente después comenzamos con la producción de los gráficos para MTV EMA 2010, un proyecto dirigido por Dvein. Esa fue mi primera toma de contacto con un proyecto de envergadura y la verdad que fue una experiencia muy dura a la par que enriquecedora. Había que enfrentarse a un nivel de exigencia muy alto y con unos tiempos de producción bastante ajustados. Mi balance fue muy positivo, aunque acabé el proyecto exhausto. Me llevo de aquel proyecto muy buenos amigos y todavía compañeros de trabajo, ya que seguimos trabajando tanto con Dvein como con MakMac (Physalia).

En ese tiempo aprendí lo qué es trabajar en una producción grande. La exigencia en los acabados. Los tiempos cortos de producción. La necesidad de resolver procesos y buscar alternativas a problemas derivados de la producción. Cómo gestionar la ansiedad en picos de trabajo. La necesidad de desconectar para un mayor rendimiento. Aprendí sobre coordinación y el trabajo en equipo. Además tuve el privilegio de ver cómo se crearon desde cero los créditos de “Eva” y de trabajar en Pamplona 89 rodeado de gente fantástica. Muy agradecido por esa oportunidad que me brindaron.

En Barcelona conociste a Alejandro, tu socio y cofundador de Blow Studio. ¿Quién lo propuso primero? ¿Estuvo claro desde el principio que sería en Sevilla?

En Barcelona nos conocimos haciendo un curso de animación de personajes, pero cuando decidimos tirar hacia delante con la empresa estábamos viviendo en Sevilla y Huelva. Después de mi experiencia en Barcelona, tenía claro que quería intentar trabajar en Andalucía con un formato de estudio similar a lo que había vivido meses anteriores. Un día se lo comenté a Alejandro, que estaba un poco quemado de su trabajo, y decidimos comenzar esta nueva andadura.

¿Cómo se monta un estudio de animación? ¿Cuál fue el primer proyecto en entrar?

Pues se monta teniendo ahorros para subsistir si comienzas sin una cartera de clientes y con mucha ilusión, constancia y ganas de complicarte la vida.

La verdad es que nosotros no teníamos experiencia cuando comenzamos con la empresa. Quiero decir, que sólo habíamos trabajado por cuenta ajena, así que todo el apartado que no tiene que ver con el diseño y la animación, lo hemos aprendido a golpes y mediante asesoramiento. Comenzamos en un vivero de empresas en el que nos asesoraron sobre cómo montar una empresa y poco a poco hemos ido dando pasitos durante estos cinco años.

El primer proyecto fue “Project Shell“. Aunque no sea un proyecto comercial, yo lo destaco por encima de proyectos pequeños que nos surgían y que nos daban para pagar el alquiler y poco más, porque en aquella época comíamos aire; pero “Project Shell” fue donde nos volcamos para ver hasta dónde podíamos llegar y supuso un reto enorme para el momento en el que nos encontrábamos. Fue mucho tiempo estudiando técnicas nuevas para nosotros y mimando la postproducción. Además, compaginándolo con la parte comercial del estudio, que es el motor de fondo que siempre debe permanecer encendido.

¿Cómo recuerdas esos primeros años con Blow Studio?

Los primeros años de Blow Studio fueron muy duros. Trabajo diario constante, encerrados en la cueva, codo con codo para intentar sacar adelante el estudio. Cuando trabajas mucho y obtienes una remuneración escasa durante bastante tiempo, tienes que tenerlo muy claro para no tirar la toalla. Afortunadamente, tanto Alejandro como yo, no desistimos en nuestro empeño de sacar adelante el estudio.

Recuerdo jornadas muy largas en la postproducción de “Project Shell” y el miedo que teníamos a que la pieza no llegase a ser ni un corto. Tuvimos muy poco tiempo de rodaje y eso nos acarreó muchos problemas a la hora de ejecutar los efectos visuales, finalmente logramos sacar adelante planos que dábamos por perdidos en un principio.

¿Cuál fue el momento clave de Blow Studio?

El momento clave fue comenzar a trabajar con Dvein, porque esto nos dio una estabilidad. No sé cómo, pero tuvimos esa oportunidad que todo el mundo espera en algún momento y parece que nuestra respuesta fue satisfactoria. Para nosotros, trabajar con un estudio como Dvein fue un salto de calidad en nuestra vida laboral.

¿En qué proyectos habéis participado junto a Dvein? ¿Cuál era vuestra misión?

Pues comenzamos con la postproducción de un videomapping para Johnnie Walker. Después nos encargaron la iluminación, render y composición de un spot para Rdio. Luego comenzamos a desempeñar la labor de estudio de producción en distintas piezas para Chanel, Axe, River Island. En estos proyectos, Dvein llevaba la dirección de la pieza y la dirección artística, y nosotros la ejecución de las demás áreas, aunque en muchas ocasiones nos ayudaban a solucionar los retos que en casi todos los proyectos surgen.

¿Con qué otros estudios estáis trabajando en la actualidad?

Ahora mismo estamos trabajando en un videomapping dirigido por Lorenzo Bennassar y en el que colaboramos con OnionLab y La Claqueta. También hemos producido un par de piezas en los últimos meses, una con MakMac y Agus Verrastro, y otra fue una pequeña colaboración con Canadá. Pero sobre todo estamos a tope con nuestro cortometraje “AlleyCats”.

¿Cuál es el flujo de trabajo del estudio?

Pues respecto al software, fundamentalmente usamos 3ds Max y Blender para 3D, y para la composición After Effects.

¿Alguna producción reciente a destacar? ¿En qué ha consistido vuestro trabajo?

Pues a destacar por encima de todo nuestro corto “Alleycats” en el que estamos invirtiendo todo nuestro esfuerzo para llevarlo a buen puerto. Es un cortometraje de animación para adultos, dirigido por Alejandro y por un servidor, que estamos produciendo en Blow Studio y al que se están sumando muchos colaboradores, tanto amigos como otros profesionales a los que les atrae el proyecto.

https://vimeo.com/153939270

¿Cómo observas el sector de la animación y postproducción en España?

Lo observo con temor, porque no acabo de tener la impresión de que haya una estabilidad, una continuidad en el trabajo. A veces viene todo de golpe y otras parece que tu teléfono ha desaparecido del mundo. Tengo muchos compañeros trabajando en España, y por lo general los que suelen tener mayor estabilidad es porque trabajan para clientes de otros países. Hoy en día lees artículos sobre la animación en España y parece que estamos en una época dorada. Hablas con animadores, iluminadores, generalistas y no te da la sensación de que estemos pasando por una época de bonanza.

¿Qué balance personal haces de estos primeros años de profesión?

Sin duda un balance positivo. La verdad es que crear el estudio fue un acierto aun teniendo en cuenta que es un “dolor de cabeza” diario. Pero para mí no hay duda, mientras podamos seguir con esta aventura lo prefiero a trabajar por cuenta ajena.

Siempre hablamos de salir a trabajar a los estudios grandes, a los países donde se encuentran los grandes proyectos, pero en muchas ocasiones nos cuentan experiencias que no son lo que esperábamos. Todo esto se resume en calidad de vida y calidad laboral, y por supuesto en nuestras prioridades. Por ahora, nosotros hemos alcanzado un balance entre ambos elementos que nos satisface, veremos qué nos depara el futuro.

¿Qué recomendarías a todos aquellos que comienzan en la animación 3D o en postproducción?

Pues les dejaría claro que este sector requiere una implicación total y que absorbe gran parte de tu tiempo, pero que después es muy gratificante. Que es una carrera de fondo y que sobre todo es un trabajo en equipo. Ser humilde, trabajador y tener buen humor con tus compañeros es algo que siempre correrá de tu parte.

Enlace | Blow Studio

27/04/2016 | , | Entrevistas Animación y VR

Miguel Gómez

Miguel Gómez

Escribe tu comentario

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.

O si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros te llamamos.

*Selecciona una titulación

Te llamamos sin compromiso

Puedes llamarnos al 91 401 07 02 (Centro Maldonado) o al 91 435 58 43 (Centro Povedilla).

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros te llamamos.

Solo hasta el 25 de marzo

¡MATRÍCULA

GRATIS!

Solo quedan


*Consulta condiciones aquí
Entrevista: Bernardo González de Blow Studio
Buzón de quejas

*Por favor necesitamos que rellenes el formulario con tus datos reales.
Si prefieres escribir de forma anónima puedes hacerlo poniendo la palabra "anónimo" en cada campo.
Recuerda que para contestar tu queja necesitamos que nos facilites un email o teléfono de contacto real, ¡gracias!
SOLICITAR UNA CLASE DE PRUEBA GRATUITA
Entrevista: Bernardo González de Blow Studio

Horario atención al cliente

  • Lunes a viernes

    • De 9 a 14 horas
    • De 16 a 21 horas
  • Sábados

    • De 9 a 14 horas

Teléfono de contacto: 91 435 58 43

Solicita información sobre
Envíanos tu opinión sobre CICE
Nosotros te asesoramos

¿No te decides?

Nosotros te ayudamos. Utiliza nuestro buscador avanzado para encontrar el curso que quieres.